Cambia tus hábitos negativos usando PNL.

Como seres humanos, somos “esclavos” de nuestros buenos o malos hábitos; los hábitos forman al final nuestro carácter, con el que obtenemos resultados en cualquier área. Nuestros hábitos son producto de conductas repetitivas a lo largo del tiempo, algunas de ellas con resultados asertivos y otros no.

Estoy seguro que muy frecuentemente te preguntaras porque tienes un comportamiento repetitivo en cierta área que te produce resultados no agradables. Vale la pena entonces que trabajes sobre estos dos cuestionamientos.

 

  1. Que hace que te comportes de esa manera?
  2. Por qué lo repites?
  3.  

Empecemos por la primera pregunta; aprender a usar la PNL para hacer los cambios que necesitas.

Nuestros comportamientos están animados por pensamientos, que llegan a nosotros en forma de estímulos visuales, auditivos o quinésicos; esos pensamientos están formados a partir de las creencias que tenemos sobre ese tema particular, por lo tanto vale la pena desmenuzar el proceso para entenderlo y hacer cambios que sean realmente sostenibles en el tiempo.

Muchas personas dicen que van a dejar de fumar, empiezan a hacerlo y a los pocos días o a las pocas semanas vuelven a hacerlo. Otras empiezan a hacer ejercicio con “ganas” y luego, al cabo de un tiempo, paran sin los resultados deseados.  Como podrán concluir, un cambio de hábito no se da por el simple hecho de empezar a hacer algo diferente. Si quieres cambiar un hábito, debes ser consciente de cambiar el comportamiento y lo más importante, debes ser consciente de cambiar la creencia.  Volvamos con el tema de bajar de peso; muchas personas saben que deben bajar de peso, sin embargo, pocos logran el objetivo, la razón: no lo creen, de manera inconsciente. Así que la Única forma para saber si tengo una creencia adecuada, es porque esa creencia me permite repetir una acción con alegría y disposición, no por obligación.

Una creencia es ese programa, instalado en tu hemisferio derecho, de manera consciente o inconsciente y que da las ordenes para que el hemisferio izquierdo se comporte de una manera en particular; es como un programa en el disco duro de un computador, o una aplicación de tu teléfono inteligente. Esto hace necesaria la idea de cuidar las creencias que tenemos.  Nadie se comporta basado en algo que no cree. Si aún no dejas de fumar, es porque crees que lo necesitas para algo. Si aún te cuesta trotar de manera consistente, es porque crees que esa no es la manera adecuada de bajar de peso.

 

 

Por lo tanto, hay 3 formas especificas para modificar las creencias que te limitan para hacer algo ecológico y sostenible en el tiempo:

  1. El lenguaje verbal: Hacemos referencia a las palabras (historias) que te cuentas a ti mismo sobre un tema puntual o a la información que recibes de cualquier medio (Familia, entorno, Religión, trabajo, etc.) Vale la pena que revises pues la brecha que hay de donde estas a donde deseas estar, tiene que ver con tu propio lenguaje.
  2.  
  3. El lenguaje no verbal: Hacemos referencia a los gestos, a tu fisiología, que está afectada directamente por tu estado. La fisiología, la corporalidad, tiene impacto directo en la bio química del cuerpo, en las hormonas – neuro transmisores que se liberan y por ende en tus redes neuronales, base fundamental de la generación de creencias. La boca puede mentir, el cuerpo no.
  4.  
  5. Comportándose al contrario de la creencia limitante: Es seguramente la ruta más corta y eficiente, pero dolorosa. Para eso necesitas tomar la decisión de hacerlo y entender que de repente esa decisión te va a costar amigos, relaciones, etc. La parte racional que debe salir aquí es: si he tenido una creencia limitante, que me ha afectado por años, vale entonces la pena cambiar ese comportamiento, así no le guste a los demás? Yo creo que si.      

Todo esto se conecta con algo fundamental para cambiar esas creencias: por qué lo quieres hacer? Para qué lo quieres hacer? Encontrar el propósito es fundamental para conectarlo con una nueva creencia empoderadora. La sugerencia es que cuando hagas el ejercicio de encontrar el propósito, verifica que este sea personal, que se haga por y para ti, no para satisfacción de alguien más.

Ah!! Y que por qué repites el hábito negativo?

Pues si ponemos otro tipo de información, a parte de PNL, entonces la respuesta es más fácil y a la vez más profunda: si repites el comportamiento es porque nos has aprendido, literalmente, y la vida nuevamente te coloca en la misma situación (o más compleja), hasta que aprendas. Así que evita quejarte o pensar que estás pagando quien sabe que cosa; simplemente la vida te da la oportunidad de pasar la lección, como en el colegio.

Modificar un hábito negativo es realmente sencillo, que empieza por una decisión y recuerda que:

Si riegas una creencia limitante, entonces sembrarás un pensamiento negativo. El resultado será cosechar un pobre hábito; siembra un pobre hábito, uno negativo y en le mejor de los casos cosecharás un futuro incierto

 

diciembre 19, 2022

0 responses on "Cambia tus hábitos negativos usando PNL."

    Leave a Message

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Todos los derechos reservados © Cume 2022